La mayoría de las personas que sufren tinnitus experimentan varios efectos secundarios psicológicos que tienen un gran impacto en su vida diaria.
La mayoría de las personas que sufren tinnitus experimentan varios efectos secundarios psicológicos que tienen un gran impacto en su vida diaria.
Algunas personas sufren problemas emocionales y depresión. De repente, sienten que toda su vida se ve afectada por el tinnitus. Temen que el sonido aumente con el tiempo y que nunca desaparezca, y temen ir volviéndose locos poco a poco. Una explicación para sus problemas emocionales es que por lo general otras personas no son conscientes de esta afección. Los que sufren esta enfermedad se sienten incomprendidos y solos ante el problema. Muchos también encuentran dificultades para mantener la concentración, ya que gastan demasiada energía debido al molesto sonido de sus oídos, y esto va agotando lentamente toda su energía. Los problemas psicológicos pueden influir también en su vida social. La fatiga general y la pérdida de energía afectarán finalmente a amigos y familiares. Se distanciará del trabajo y las aficiones. Algunas personas se vuelven muy sensibles a determinados sonidos como el hablar constantemente o la música alta y, por ello, evitarán dichas situaciones sociales. Se sentirán aislados fácilmente y pensarán que el tinnitus es el mayor obstáculo en su vida social.


Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest