El tema del sexo sigue provocando risas y dolores de cabeza a más de uno, por lo que no es de extrañar que surjan numerosos mitos y creencias en torno a él.

El tema del sexo sigue provocando risas y dolores de cabeza a más de uno, por lo que no es de extrañar que surjan numerosos mitos y creencias en torno a él.

El tema del sexo sigue provocando risas y dolores de cabeza a más de uno, por lo que no es de extrañar que surjan numerosos mitos y creencias en torno a él.

Con el objetivo de que dejes de creer en ellos hemos contactado con una sexóloga que te cuenta cuáles son los mitos sexuales más comunes y su realidad.

Un producto erótico nunca va a sustituir a la pareja. Como profesional de la sexología puedo afirmar que la vida sexual individual debe mantenerse siempre, independientemente de que se tenga, o no, pareja. Otro de los mitos con los que nos encontramos en consulta los sexólogos es que el juguete sexual va a disminuir el deseo erótico. Esto no es cierto. No tiene nada que ver una cosa con otra. A destacar diré que cuanto más sexo se tiene, más se suele querer.

Lo cierto es que cuantos más coitos tenga una mujer, más elásticos y fuertes serán los músculos de su vagina. Como comenta la doctora en sexología Sari Locker de la Universidad de Columbia “la vagina siempre vuelve a su tamaño original, nunca queda estirada permanentemente después de la penetración”. 

Por lo tanto, la vagina no se deforma en ningún momento, si no que se adapta a las circunstancias.

Este mito, como muchos otros, se encuentra ampliamente extendido. Por esto Julian Shah del Departamento de Urología del Hospital St. Mary de Londres decidió llevar a cabo un estudio con el objetivo de averiguar si esta afirmación tenía alguna base científica. Después de examinar a 104 hombres concluyó que no había ninguna correlación y que, por lo tanto, nada tenía que ver el número de zapato con el tamaño del pene del sujeto.

Una creencia muy extendida es que la eyaculación femenina o es un mito, o es provocada. Lo cierto, es que la mayoría de mujeres que eyaculan lo realizan de forma involuntaria, sin control sobre su aparición. Esto mismo lo afirma Francisco Cabello Santamaría, Presidente de la Academia Internacional de Sexología Médica, quien lleva estudiando durante muchos años este fenómeno.

La forma y estructura del himen cambia de una mujer a otra. Algunas nacen sin él, otras lo tienen grande, dividido, con agujeros, más en la entrada o en el interior de la vagina… Lo cierto es que, como comentan los investigadores Hegazy, A. y M. O. Al-Rukban, en la revista The Health, no existe una fisiología estándar para esta pequeña pieza constituida por tejido mucoso.

Con el objetivo de probar esta afirmación, este mismo año se publicó un estudio en The Journal of Urology realizado a un total de 62 hombres (30 circuncidados, 32 intactos). Las pruebas realizadas se centraban en medir la sensibilidad ante el contacto, la temperatura y el dolor en sus penes. Los resultados mostraron que no existen diferencias ante ningún estímulo independientemente de la circuncisión.

Este es un mito muy extendido, sobre todo entre las personas más jóvenes. Lo cierto es que hay una probabilidad menor de embarazo, porque la mujer está liberando el óvulo que no ha sido fecundado en su ciclo menstrual anterior. No obstante, eso no evita que haya comenzado a ovular para el próximo ciclo. Así que sí se puede quedar embarazada. Otro punto a tener en cuenta es que durante este periodo, al igual que durante el resto del tiempo, debe seguir utilizándose un preservativo, ya que las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) se transmiten principalmente por la sangre, los fluidos genitales y las mucosas.

Existe la creencia de que las Infecciones de Transmisión Sexual solamente surgen en lugares como África o India, pero hemos de decir que esto es erróneo. La Organización Mundial de la Salud publicó este mismo año estos datos:

Así que utiliza preservativo si quieres evitar que se produzca algún contagio o un embarazo no planificado.

Raquel Graña es psicóloga, sexóloga y coach educativa.

Fuente: Muy Interesante