La Conselleria de Educación ha enviado instrucciones a todos los centros para que, ante la ola de calor que azota estos días la Comunidad Valenciana, no descarten la opción de susp

La Conselleria de Educación ha enviado instrucciones a todos los centros para que, ante la ola de calor que azota estos días la Comunidad Valenciana, no descarten la opción de susp

La Conselleria de Educación ha enviado instrucciones a todos los centros para que, ante la ola de calor que azota estos días la Comunidad Valenciana, no descarten la opción de susp

La Conselleria insta a vigilar que los alumnos se hidraten, a cambiar los menús de comedor por platos fríos o a modificar las actividades del recreo

La Conselleria de Educación ha enviado instrucciones a todos los centros para que, ante la ola de calor que azota estos días la Comunidad Valenciana, no descarten la opción de suspender las clases. En el documento con las «consideraciones sobre la exposición a altas temperaturas en los centros educativos», el secretario autonómico de Educación, Miguel Soler, recuerda que para ello hay que ponerse en contacto con el jefe de protección civil de la localidad.

En la carta, con fecha del 13 de junio, Soler se dirige a los directores: «Si en algún momento, en alguna de las aulas, la temperatura fuera superior a los máximos recomendados, se puede continuar la actividad en otra dependencia del centro o incluso comunicarlo al jefe de protección civil de la localidad que es quien tiene la potestad de suspender la actividad académica, y que deberá comunicarlo a la Dirección Territorial de Educación, Investigación, Cultura y Deporte directamente o a través de la Inspección de Educación».

En concreto, la Conselleria advierte de que «se considera que el riesgo para la salud como consecuencia de la existencia de altas temperaturas es elevado cuando estas superan los 30º C a la sombra, incrementándose el riesgo cuando se supera el 70% de humedad». A partir de ahí, se dan una serie de recomendaciones a seguir en caso de que no hubiese que llegar a la suspensión de las clases.

Por ejemplo, en las aulas, «comprobar la temperatura de las instalaciones» o «tener identificadas las zonas menos calurosas del centro para trasladar al alumnado en caso de necesidad». También hay que «mantener las persianas bajadas mientras el sol incide de manera directa» y «dejar las ventanas cerradas mientras que la temperatura exterior sea superior a la interior».

En el patio, «evitar la exposición prolongada al sol», para lo cual podrá contemplarse «la modificación de horarios y/o actividades durante el recreo». En la misma línea, se aconseja «limitar los ejercicios y el esfuerzo físico, trasladando ciertas actividades a las horas menos calurosas del día».

En cuanto a la hidratación y la alimentación, hay que «recordar al alumnado la necesidad de beber agua de manera regular y vigilar que así lo hagan». Y, «si es posible, adaptar la dieta en el comedor aumentando el consumo de platos fríos y de frutas y verduras frescas», así como evitar las comidas pesadas.

Noticias relacionadasEl TSJ cree que quitar becas a las universidades privadas sólo lesiona su negocioLas guarderías constatan un descenso de solicitudes para el próximo curso con el nuevo decreto de la JuntaEl PP avisa de que las empresas dejarán de servir el comedor escolar por impagos del ConsellEducación permite a los colegios reducir la jornada lectiva por el calorLa Generalitat mantiene su plan plurilingüe

Fuente: El Mundo