La Enfermedad pulmonar obstrutiva crónica (EPOC) se cobra aproximadamente 18.000 vidas cada año, constituyendo la cuarta causa de muerte en España, según los datos registrados dura

La Enfermedad pulmonar obstrutiva crónica (EPOC) se cobra aproximadamente 18.000 vidas cada año, constituyendo la cuarta causa de muerte en España, según los datos registrados dura

La Enfermedad pulmonar obstrutiva crónica (EPOC) se cobra aproximadamente 18.000 vidas cada año, constituyendo la cuarta causa de muerte en España, según los datos registrados dura

El tabaquismo es la primera causa de muerte evitable en España

Financiar el tratamiento del tabaquismo en pacientes con EPOC ahorraría más de 4 millones de euros en cinco años

La Enfermedad pulmonar obstrutiva crónica (EPOC) se cobra aproximadamente 18.000 vidas cada año, constituyendo la cuarta causa de muerte en España, según los datos registrados durante el año 2015 y publicados por el Institute for Health Metrics and Evaluation (IHME).

La EPOC es una enfermedad fundamentalmente asociada al consumo de tabaco, principal factor de riesgo de la enfermedad -responsable del 80-90% de los casos- y primera causa de muerte evitable en España. “Del tercio de los españoles que fuman, entre un 35 y un 50% desarrollarán esta enfermedad pulmonar. Actualmente, y según datos extraídos del estudio EPISCAN elaborado por especialistas de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) se estima que 2.185.764 españoles presentan EPOC de entre los 21,4 millones con edad entre 40 y 80 años. Y ya que el 73% aún no está diagnosticado, puede decirse que más de 1.595.000 españoles aún no saben que padecen esta enfermedad y, por tanto, no reciben ningún tratamiento para su EPOC”, ha explicado el doctor Ciro Casanova, coordinador del área EPOC de SEPAR.

La EPOC es una enfermedad fundamentalmente asociada al tabaco que se caracteriza por la dificultad del paso de aire por los bronquios. Este término describe dos enfermedades pulmonares relacionadas: la bronquitis crónica y el enfisema pulmonar. Además de afectar a los pulmones, la EPOC también se asocia a otros problemas de salud, como la hipertensión arterial, la cardiopatía isquémica, la insuficiencia cardíaca, la diabetes, la osteoporosis, la ansiedad o la depresión.

Según los datos publicados por el IHME, la EPOC se considera también la décima causa de discapacidad en el país. “Debido a la naturaleza crónica de la enfermedad y los síntomas incapacitantes que produce, muchas veces las personas que cuidan a un familiar o un amigo se ven obligados a aceptar grandes responsabilidades físicas, sociales y emocionales, que en muchas ocasiones originan situaciones que desbordan sus capacidades de atención y cuidado por no entender ni saber manejar las secuelas de la enfermedad”, ha asegurado el doctor Casanova.

Aunque en un primer momento la EPOC cause síntomas inexistentes o muy leves, a medida que la enfermedad avanza, los síntomas van agravándose. Asimismo, los mismos suelen confundirse con los del envejecimiento natural: tos, expectoración, silbidos y dificultad para respirar. Así pues, los profesionales sanitarios aconsejan realizarse una espirometría, -técnica sanitaria fundamental para detectar la EPOC- para lograr disminuir el elevado infradiagnóstico. “La espirometría contribuye a mejorar el diagnóstico precoz de una forma sencilla, evitar que la enfermedad avance sin control y a proporcionar un tratamiento temprano para beneficiar el pronóstico a corto y largo plazo”, ha explicado el doctor Casanova.

La EPOC es evitable y tratable, añade Casanova, por lo que la deshabituación tabáquica es la medida más eficaz para su prevención y progresión. “Un adecuado tratamiento farmacológico, actividad física, vacunación antigripal y antineumocócia, así como una rehabilitación pulmonar, añade el experto, ayudan a mejorar la sensación de falta de aire y evitar así agudizaciones.

Fuente: El Mundo