La Guardia Civil imputa a cinco personas de Figueres, Barcelona, Bilbao y Calahorra por un delito contra la salud pública

La Guardia Civil imputa a cinco personas de Figueres, Barcelona, Bilbao y Calahorra por un delito contra la salud pública

La Guardia Civil imputa a cinco personas de Figueres, Barcelona, Bilbao y Calahorra por un delito contra la salud pública

La Guardia Civil de La Rioja ha inmovilizado 32 toneladas de productos de cosmética, químicos y sanitarios, entres ellos pintalabios o productos de limpieza procedentes de Vilamalla (Girona). El material incautado estaba caducado en algunos casos desde el año 2000. Los investigadores acusan a cinco personas de un delito contra la salud pública por asociarse para hacer un negocio con estos productos, que iban a ser distribuidos en Rumanía, Mauritania y, en menor medida, en mercadillos y bazares españoles.

Los implicados, que ya han prestado declaración, están pendientes de pasar a disposición del Juzgado de Instrucción de Calahorra que lleva el caso. Se trata de un vecino de Figueres de 66 años, otro de Barcelona de 48, una vecina de Bilbao de 71 y dos hombres de 65 y 35 años, vecinos de Calahorra. Todos ellos son de nacionalidad española.

La Operación Empicol se está llevando a cabo en La Rioja y Cataluña. El material, que se encuentra en condiciones deficientes y cuyo uso no es seguro, ha sido inmovilizado en una nave de Calahorra (La Rioja). La investigación ha contado con la colaboración de la Consejería de Salud riojana y la iniciaron en noviembre agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA).

El SEPRONA constató que los productos intervenidos, algunos de ellos de marcas conocidas, procedían de una nave industrial de Vilamalla. Este material tenía que haber sido recogido y destruido por una empresa gestora de residuos tóxicos y peligrosos que tiene sede en Barcelona. No obstante, en vez de gestionar los productos como residuo, los vendió a uno de los investigados y los llevó a Calahorra, con la intermediación del resto de implicados.

La encargada de exportación de los productos ?entre ellos tiritas, cremas de cara, contorno de ojos o ambientadores? era la vecina de Bilbao. Fue ella quien también vendió parte del material a conocidos suyos que regentaban bazares. Por ello, el SEPRONA está inspeccionando este tipo de comercios, tanto en La Rioja como en provincias limítrofes, que han servido para localizar, precintar e inmovilizar, en un bazar de Bilbao, gran cantidad de cosméticos caducados.

Según la policía, la venta en el mercado de este material hubiera supuesto un riesgo para la salud de los consumidores, ya no solo por su caducidad y mal estado, sino también porque la mayoría de ellos se encontraban mezclados y almacenados junto a productos químicos altamente inflamables, corrosivos e irritantes.

Fuente: El Pais