La hipertensión arterial o los triglicéridos, ambos factores de riesgo cardiovascular, están relacionados significativamente con la aparición de pérdida auditiva de baja frecuencia. Así, lo concluye un estudio, publicado este mes en la revista Clinical otolaryngology : official journal of ENT-UK, que además también relacionó al tabaquismo y la obesidad con la pérdida de audición.

La hipertensión arterial o los triglicéridos, ambos factores de riesgo cardiovascular, están relacionados significativamente con la aparición de pérdida auditiva de baja frecuencia. Así, lo concluye un estudio, publicado este mes en la revista Clinical otolaryngology : official journal of ENT-UK, que además también relacionó al tabaquismo y la obesidad con la pérdida de audición.

La hipertensión arterial o los triglicéridos, ambos factores de riesgo cardiovascular, están relacionados significativamente con la aparición de pérdida auditiva de baja frecuencia. Así, lo concluye un estudio, publicado este mes en la revista Clinical otolaryngology : official journal of ENT-UK, que además también relacionó al tabaquismo y la obesidad con la pérdida de audición.

Prevencion,Profesionales No comments

La hipertensión arterial o los triglicéridos, ambos factores de riesgo cardiovascular, están relacionados significativamente con la aparición de pérdida auditiva de baja frecuencia. Así, lo concluye un estudio, publicado este mes en la revista Clinical otolaryngology : official journal of ENT-UK, que además también relacionó al tabaquismo y la obesidad con la pérdida de audición.

El estudio tenía como objetivo investigar la relación entre la pérdida auditiva y los factores de riesgo cardiovascular. Para ello se analizó conductualmente  la capacidad auditiva de 5.107 participantes, nacidos dentro de los años 1946-1964, a través del mejor promedio de audición de tonos puros (500, 1000, 2000, 4000Hz), promedio de baja frecuencia (250, 500, 1000Hz) y media de alta frecuencia (4000, 8000Hz).

También se estudió la pérdida auditiva autoinformada, el tinnitus y la hiperacusia mediante cuestionario. Asimismo, los factores de riesgo cardiovascular se evaluaron a través de un cuestionario, completado por los participantes,  y medidas objetivas incluyendo la presión arterial, el índice de masa corporal, la circunferencia de la cintura, el perfil lipídico y la hemoglobina glucosilada.

La edad, el sexo y los antecedentes familiares de pérdida auditiva fueron  determinantes para obtener los resultados de la investigación. Estos concluyeron que la obesidad, el tabaquismo, la enfermedad arterial periférica,  se asociaban significativamente con la pérdida auditiva de tono puro, baja frecuencia y alta frecuencia.

Además, otros factores de riesgo cardiovascular, como la hipertensión arterial y  los triglicéridos, también se relacionaban con la pérdida auditiva de baja frecuencia.

Compártelo:Haz clic para compartir en Twitter (Se abre en una ventana nueva)Haz clic para compartir en Facebook (Se abre en una ventana nueva)Haz clic para compartir en Google+ (Se abre en una ventana nueva)

Relacionado

Fuente: www.quierooir.com