Los fumadores pasivos, que no consumen cigarrillos pero respiran el humo del tabaco de otros, tienen un alto riesgo de sufrir sordera, según revela un nuevo estudio publicado en la revista Tobacco Control. Los efectos son distintos a los provocados por la exposición al ruido.

Los fumadores pasivos, que no consumen cigarrillos pero respiran el humo del tabaco de otros, tienen un alto riesgo de sufrir sordera, según revela un nuevo estudio publicado en la revista Tobacco Control. Los efectos son distintos a los provocados por la exposición al ruido.

Los fumadores pasivos, que no consumen cigarrillos pero respiran el humo del tabaco de otros, tienen un alto riesgo de sufrir sordera, según revela un nuevo estudio publicado en la revista Tobacco Control. Los efectos son distintos a los provocados por la exposición al ruido.

 

Fuente: Muy Interesante